Posts etiquetados ‘misterio’

Los ghoules

Publicado: 07/05/2011 en Misterio
Etiquetas:, , , , ,

Son unos seres procedentes del folklore árabe, de origen iraní, significa demonio, son consideradas un tipo de Djíns (genios), nacido de Iblis, el demonio y como éste último, criaturas del fuego, vagando por territorios donde se incineran cadáveres y en otros lugares inhóspitos. Muy similares al ser humano, siendo más altos, menos inteligentes. La mayoría de los persas utilizan la palabra “ghoul” para describir gente gigante. Las hembras de la especie se llaman “ghouleh” o “ghilan” en Muhawi y Cananná. En la jerga irlandesa el término “ghoul” se indica para expresas una persona que se comporta de una forma rara o se divierte de forma extraña. La palabra ghoul también designa a los profanadores de tumbas humanos, o a cualquier otro que tenga a los muertos para usos contranaturales.

Ghoul

Ghoul

Estos seres habitan en desiertos y cementerios, tanto los consagrados como los profanos. Son seres astutos capaces de poner trampas a los temerarios viajeros de las arenas. Adquieren la forma de hiena e imita el ladrido del perro para atraer a los peregrinos.

Su llegada a occidente, hizo mutar a los ghouls junto al mito de los vampiros. Son creados por los vampiros para servirles, cuando son mordidos, les chupan toda la sangre y cuando no queda casi nada de vida en él, le ofrece su brazo derecho para que muerda y chupe la sangre de su creador. Durante toda su vida mantiene un vínculo de sangre con su creador y solo puede librarse de esta condena si pasa más de un año sin beber la sangre de su creador o sí alguien mata a su creador. Sí bebe la sangre de otro vampiro, el ghoul se volverá loco. Cuando dejan de beber la esencia vital de su creador comienza a ser ancianos hasta convertirse en cenizas. Se convierte en un humano con rostro demacrado y con una palidez espectral. Deambulan por el mundo como almas en pena, arrastran el cuerpo y nunca nos miran a los ojos.

Ghoul

Ghoul

También son llamados “sombras de la noche”, rondando los cementerios y otros lugares desiertos. Cambian de forma a voluntad, siendo su preferida la de hiena, pueden hacerse invisibles y su forma natural son la demonios con ojos y aliento de fuego o de criaturas amorfas, grises y viscosas, en ambas, con un grandes colmillos para atacar a sus víctimas. No suelen comer seres humanos, y en caso positivo suelen ser niños y jóvenes, pero si devoran cadáveres y saquean las tumbas. Para prevenir que un ghoul devore el cadáver de una persona, el entierro de ver silencioso, rápido y sencillo, y no deben enterrar junto al difunto joyas u otros objetos valiosos.

Según el horóscopo gótico los ghoul pertenecen a los nacidos entre el 21 de junio y el 22 de julio, también conocidos como Gnomes. Y dice: “Se cree que el ghoul es un espíritu que, cuando anochece, visita el cementerio para comerse el corazón de los muertos. La G define la claridad de tus ideas, fuerza de voluntad; y la E, tu capacidad emprendedora. Tu amuleto una medalla de plata con la figura de la luna. Tu color, el de contrastes, el blanco”.

Ghoul

Ghoul

Los ghoules han sido utilizados múltiples veces en la literatura. Tenemos ejemplos en “La mil y una noches”, como en el cuento “La historia de Gherib y su hermano Agib”. Edgar Allan Poe menciona en la cuarta sección de su poema de 1848: “Las campanas”. También es protagonista en varias series literarias como las de “Harry Potter”, “Las crónicas de Narmia”, “Anita Blake” o “Dune”. Sin olvidar la gran aportación de H. P. Lovecraft a este ser como en “El modelo de Pickman” y “El Sabueso”.

En el cine tenemos la primera película en el año 1933, “The Ghoul” de T. Hayes Hunter y protagonizada por Boris Karloff, y una versión turca del año 1975. Y la película “Cannibal flash riot” de Gris Grimly (2006). Todas ellas con el ghoul en pleno protagonismo.

También los tenemos en diversos cómics, como los de Batman y Hellsing. Son personajes en numerosos videojuegos como: “Diablo II”, “Warhammer”, “Calabozos y dragones”, “Planescape Torment”, “World of darkness”, “Vampire: the masquerade”, “Bloodlines”, “Dark Messiah of might and magic”, “Tibia”, “Final Fantasy XI”, “Runescape”, “City of héroes”, “Ragnarok online”, “Castlevania”, “Master of magic”, “Fallout” o “Doom”.

Aquí os dejo un pequeño relato de como seria meterse en la piel de un ghoul:

Desde hace algún tiempo vago entre las sombras sin ser visto, no soy un ser perfecto, al contrario de mis congéneres, perdí el lado humano. Mi cuerpo se ha curvado con el paso del tiempo y mi aspecto es agresivo como el de cualquier depredador de la naturaleza. Me considero imperfecto por no mostrar el semblante hermoso de mi creador. Desdichado y solo es lo único que me puede definir, aún repudiándome a mí mismo, necesito alimentarme y cazar para poder sobrevivir. Recuerdo cuando antes era otra cosa que se podía mirar al espejo sin ningún tipo de sobresalto, ahora solo veo lágrimas en mis ojos por ver la barbarie de mi morfología. Mis manos están retorcidas como ramas de un árbol muerto, mi cara está provista de una gran boca similar a la de un tiburón, mis ojos son grandes para ver en a oscuridad y mi cuerpo está conformado para ser ágil y cazar sin ninguna dificultad. En detrimento de mi aspecto he adquirido una mayor fuerza, puedo trepar como cualquier bestia salvaje y no titubeo a la hora de dar muerte a mis víctimas. A veces cuando las circunstancias son difíciles me alimento con cierto reparo de los cadáveres, saqueo los sepulcros y mi alma llora en soledad. Hace mucho tiempo que perdí la consciencia de un ser sociable, todo eso se ha perdido como mi forma humana.

Siempre es la misma pesadilla, vuelvo a estar terriblemente hambriento, necesito saciarme con sangre como mi padre, pero me diferencia mi hambre que se puede calmar casi con cualquier cosa. Mi padre fue un vampiro, me trasmitió su fuerza, pero algo ocurrió durante la transformación. La esencia del virus del vampiro se transmutó en mi cuerpo, adoptando la peor forma que un ser como los nuestros no puede concebir. Intenté buscar respuestas para lo que ocurrió aquella noche, tras el abrazo oscuro mi cuerpo se convulsionó con grandes dolores que recorrían mi espalda. Durante días busqué la oscuridad en los lugares más húmedos ocultándome de la sociedad, fue una pesadilla aquella soledad, ver como mi cuerpo cambiaba me parecía abominable arrancarme los pelos de la cabeza como si hilos sueltos de un traje se tratasen. Mi boca dejó de ser funcional ya que grandes dientes en hilera me atravesaban la mandíbula, mis congéneres bellos disponen de dos colmillos elegantes como cuchillas para la función de la caza y el cortejo. Yo no soy nada de lo que ellos son, soy un monstruo que nunca conocerá el amor y no estará jamás a mi alcanza algún hermoso ser para ser mi alimento o algo más. Mi naturaleza me hace ser perverso e impasible, pero a veces contemplo la belleza de las cosas, como jóvenes muchachas bañándose a la luz de la luna en los arroyos con sus cuerpos perfectos y tersos. Yo solo puedo mirar con mis ojos de depredador que a veces lloran por no tener jamás lo que tuve, solo me queda el recuerdo y la fantasía. Mi cuerpo solo ve carne y sangre. Mi mente si no está en el frenesí del hambre, ve algo más, creo que es el amor, eso que hablan los humanos y algunos vampiros. Ya no me queda nada, pertenezco a las leyendas para asustar a los incautos para no aventurarse solos en ciertos lugares y a las historias de terror o cuentos para que los niños malcriados se asusten. Soy un Ghoul, no tengo alma, solo tengo el recuerdo. Quizá ahora mismo te esté observando desde la oscuridad con mi boca sangrienta esperando que te relajes para matarte en silencio”.

El Hospital del Tórax (Terrassa)

Historia del Hospital

En el año 1952 el Ministerio de Sanidad decide abrir cerca de Barcelona un inmenso hospital que acogiera a la gran cantidad de enfermos que había en Cataluña aquejados de tuberculosis, carencias pulmonares y cáncer de pulmón. Se elige el término municipal de Terrassa por su cercanía a Barcelona y por contar en sus afueras con un bosque, conocido como “La Pineda”, cuyo aire fresco y puro era muy bueno para este tipo de enfermos.

En una extensión de 60.000 metros cuadrados, dividido en dos alas principales y organizadas según la clase social del paciente, de nueve pisos de altura más los sótanos, a las que hay que añadir edificios anexos como la capilla o el depósito de cadáveres, se construyó el hospital. Como en la mayoría de centros sanitarios, en las plantas baja y primera estaban la recepción, urgencias y las consultas externas; mientras que, en las nueve plantas superiores, estaban las habitaciones, llegando a contar con 1.200 en total.

El antiguo Hospital del Tórax permaneció abierto hasta el año 1997, con unas estadísticas terribles, siendo durante muchos años el centro sanitario español que más suicidios registraba. Se dice que los enfermos se arrojaban desde la novena planta al jardín, el cual habían apodado “la jungla” debido a los gritos que se solían escuchar de la gente que se suicidaba y los de aquellos internos que gritaban frases como “ya ha caído otro” u “otro que se ha tirado”. La media de estancia de un paciente en el hospital era de un año, pues la mayoría no conseguía superar las graves dolencias. La rápida y dolorosa muerte que advenía a los enfermos, que además estaban aislados del mundo, provocaba una psicosis general que, en muchos casos, acababa en el suicidio; de ahí la estadística.

Hospital del Tórax

Hospital del Tórax

A día de hoy el antiguo Hospital del Tórax se encuentra en proceso de remodelación para albergar oficinas y locales de uso para los ciudadanos de Terrassa.

En su planta baja se encuentra ubicado el Centro Psiquiátrico de La Pineda, con 62 plazas residenciales, y una de sus alas ha sido adquirida por la productora cinematográfica Filmax. Donde se han realizado multitud de películas como: Frágiles (2005), Los sin nombre (1999), Ouija (2004), La monja (2004), El maquinista (2004), etc…

Allí tiene pensado trasladarse en su totalidad, ahora que el edificio es propiedad de la Generalidad, el parque Audiovisual de Cataluña y albergará distintas empresas relacionadas con el vestuario, el maquillaje y la caracterización.

La enfermera de la muerte

Una de las historias más macabras y terror nos puede causar sobre el hospital, es la conocida como “enfermera de la muerte”. Ataviada con una jeringuilla en su mano derecha, buscando su próxima víctima y causarle una muerte para poder darle la paz a aquellos enfermos ya desahuciados, casualmente con cada aparición de la enfermera le sucedía una muerte. La sugestión y las altas dosis de sedantes y antidepresivos pueden ser las causantes de estas leyendas, pero siempre nos quedará la duda.

También se cuenta que por “la jungla” pasea una figura espectral que recuerda a un paciente que acarrea consigo un respirador y arrastra consigo todo el material médico. Los mismos enfermos comentaban de que veían a sus antiguos compañeros paseando por las habitaciones y los corredores.

Interior del Hospital

Ahora vamos a entrar en la parte enigmática del hospital. Después de su cierre los rumores sobre sucesos extraños en el interior del hospital y en sus alrededores son bastantes comunes por aquellas personas que lo han visitado. Asegurando escuchar voces, ruidos extraños, una sensación rara en el ambiente, cambios bruscos de temperatura, problemas con los aparatos de grabación y las cámaras fotográficas, aparición de sombras… todos estos fenómenos parecen provenir de la parte abandonada del antiguo hospital.

Interior del Hospital del Tórax

Interior del Hospital del Tórax

Se han realizado numerosas investigaciones sobre hechos paranormales sucedidos en el hospital. Psicofonías y estudios sobre los cambios de temperatura/humedad en diversas estancias han dado positivos. Y se han encontrado diversos testigos de total credibilidad, como empleados o parte del equipo del rodaje de diversas películas que se han realizado en el hospital.

Algunos empleados del centro de disminuidos psíquicos que está en la parte habilitada del hospital aseguran haber vivido situaciones extrañas, como que el ascensor venga a la planta donde están ellos sin que nadie los haya llamado o presenciar como aparece humo y neblinas de la nada dentro de algunas habitaciones.

También son muchas las personas que han sufrido fenómenos extraños dentro del hospital y que el lugar nada tiene que ver con su trabajo, simplemente han entrado por curiosidad o para realizar grabaciones y fotografías.

Según cuentan estas personas dentro han vivido situaciones de autentica extrañeza como realizar grabaciones de vídeo y que luego las cintas aparezcan vírgenes, realizar fotografías y que la mayoría luego no salgan o incluso llegar a sufrir anomalías con los teléfonos móviles.

Pero sin duda el fenómeno más común en este hospital es el relacionado con las anomalías en los aparatos y la sensación extraña de sentirte acompañado, como si en el lugar hubiese mucha actividad, aunque también cuentan los testigos otro tipos de experiencias donde las sombras, visiones y fenómenos paranormales están presente.

También es digno de mencionar las distintas experiencias de miembros del equipo de rodaje de las diferentes películas realizadas allí por la productora Filmax.

Brad Anderson, director de la película “El maquinista“, la cual se rodó íntegramente en el hospital del Tórax, asegura que es un lugar espeluznante.

En la película “Los sin nombre” la filmación de la autopsia de la niña desaparecida se realizó en el antiguo hospital del Tórax de Terrassa, en donde según cuentan algunos del equipo técnico, ocurrieron fenómenos paranormales: ruidos extraños, cambios bruscos de temperatura, etc. Según el director Jaume Balangueró, “los actores iban al baño de dos en dos por que tenían miedo“.

El rodaje de la película “Ouija” también ha estado marcado por el escalofrío que causa el lugar. Una de las actrices, Montse Mostaza en una entrevista realizada a la revista Akalina Cine dijo que se respiraba algo extraño en el ambiente o el director de “La Monja” que aseguró haber vivido cosas muy extrañas en el hospital y que jamás volvería.

Por otra parte, circula la leyenda de encontrarse escondidos fetos humanos en las dependencias de la planta número cinco para unos o en la segunda para otros, pero quizás esto solo sea eso, una leyenda surgida en un mes de mayo del año 2003 donde unos menores de edad robaron un bote de cristal en el cual había un feto humano conservado en formol.

Exterior del Hospital

En los alrededores del Hospital del Tórax tenemos lugares cargados de misterio, como la iglesia abandonada, lugar donde los grupos de corte satánico organizan rituales y donde las cámaras fotográficas y aparatos de grabación en ocasiones parecen descontrolarse y funcionar solo en determinados lugares. También se han grabado un gran número de psicofonías en su interior.

También tenemos la casa del palomar, donde los cambios bruscos de temperatura son bastante habituales y en alguna ocasión se han descargado baterías y pilas que los curiosos llevaban de recambio para sus aparatos.

El último lugar de los alrededores del hospital a destacar es sin duda los jardines de la parte trasera “la jungla” lugar donde caía la gente que se lanzaba al vacío atentando contra su propia vida y desde donde se oye según algunos testigos voces, gritos y lamentos.

Jardín trasero del Hospital del Tórax

Vista del jardín trasero de "la jungla"

La segunda casa es un lugar curioso, aunque quizás es el lugar que menos sucesos extraños contempla a sus espaldas, quizás por que casi siempre suele estar cerrada.

Mientras, la capilla, el depósito y otras instalaciones siguen cerradas pero su entrada, como a cualquier propiedad privada, está castigada como allanamiento de morada. Aunque un grupo de jóvenes accedió al interior del hospital, concretamente al sótano, causando destrozos de bastante consideración, por eso el hospital se encontraba con todas las entradas y ventanas cerradas con ladrillos.

En la capilla que está en la parte trasera del hospital se encuentran signos evidentes de que allí se realizan rituales o invocaciones a fuerzas oscuras. Cualquier visitante se encuentras con restos de un pentagrama rojo invertido, aunque también puede ser restos de alguna de las películas de la productora Filmax.

Multitud de misterios y leyendas rodean la existencia de este hospital. Algunos serán bulos, otras exageraciones, pero indistintamente de creer o no en sucesos paranormales, no nos podemos negar que es un sitio especial, con un halo de misterio que nos hace interiorizar nuestros miedos y agrandar cualquier suceso que se pueda dar. Eso no quiere decir que no sucedan, distintas pruebas dan un testimonio positivo para ello, siempre queda la duda de los más incrédulos, pero siempre tendremos en nuestra mente éste lugar con misterio.

En las telarañas de la SGAE

Se considera que el inventor del cine “giallo” es el realizador italiano Mario Bava. El nombre “giallo”, que en italiano significa “amarillo”, viene del color que tenían en Italia las novelas baratas de bolsillo de género de suspense, con asesinatos misteriosos y morbosos argumentos. En Italia, llaman “giallo” a todo cine de misterio, sin embargo, internacionalmente la idea que de “giallo” ha trascendido es otra más concreta: mundialmente el “giallo” es ese cine de suspense con crímenes con una forma y unas constantes muy concretas, y que comenzó a realizarse, y se realizó fundamentalmente en Italia.

Las diferencias con todo lo realizado en el género de terror anteriormente son dos fundamentalmente: la temática y la estética.

Temáticamente, en el “giallo” se presta más atención a los crímenes en sí que a la propia resolución del mismo. Se busca la truculencia y el placer estético a través de la coreografía de los asesinatos y para ello resulta importante no escatimar en detalles ni en sangre. También es muy novedoso el punto de vista sobre esos crímenes, introduciéndose como norma general la cámara subjetiva desde la visión del asesino y no desde la habitual perspectiva de la víctima. Se obliga al espectador a estar del lado del mando del cuchillo, y se potencian los aspectos más sádicos y morbosos de las historias.

Estéticamente, el “giallo” es aún más particular y característico, al menos en sus mejores manifestaciones. Las ambientaciones son oníricas, más puramente fantásticas de lo corriente en el cine de suspense, para lo cual la iluminación y el cromatismo son fundamentales. Si la Hammer ya hizo triunfar un terror en technicolor, el “giallo” sacará el horror de la sombra, y lo retratará bajos luces que lo harán más artístico y surrealista.

Las pesadillas del horror cinematográfico contemporáneo están coloreadas con una paleta inequívocamente italiana. Desde las primeras y modestas películas en blanco y negro hasta los sangrientos “giallos” y los orgiásticos gore de años posteriores, la escuela italiana ha producido un arte profundo y provocativo cuya influencia se deja notar por todo el mundo.

13 películas para no perderse:

1. I Vampiri (1957): Riccardo Freda.

I Vampiri

Cartel I Vampiri

Un veterano director de dramas de época, creó la primera película italiana de terror moderno. Basada en la leyenda de Elizabeth Báthory, donde una duquesa cuya juventud y belleza son preservadas por un enloquecido doctor usando la sangre de víctimas femeninas.

El director de fotografía Mario Bava diseñó un look muy afectado cuyos estudiados intervalos de luces y sombras trascendieron y enfrentaron el gótico a las mentalidades contemporáneas.

2. La máscara del demonio (1960): Mario Bava.

La máscara del demonio

Cartel de la película La Mascara del demonio (1960)

En la Rusia medieval, la princesa Asa Vadja es acusada de brujería y ejecutada clavándole en el rostro una máscara con afiladas púas en el interior. Varios siglos después, dos viajeros encuentran su tumba y accidentalmente derraman sangre sobre el cadáver, devolviéndole a la vida. La bruja buscará venganza en el príncipe Vadja y su hija Katia, descendientes del inquisidor que los condeno.

La cinta crea una perturbadora atmósfera, gracias a la maravillosa fotografía en blanco y negro (obra del propio Bava), la iluminación de las escenas, o la cuidadosa elección de los encuadres. Además, las virguerías visuales de Bava, como la utilización de agresivos picados y contrapicados, o el extravagante uso del zoom, todavía refuerzan más el barroquismo estético que destila todo el film.

3. El molino de las mujeres de piedra (1960): Georgio Ferroni.

El molino de las mujeres de piedra (1960)

Cartel de la película El molino de las mujeres de piedra (1960)

Un joven acude a casa de un famoso escultor para realizar una investigación, y durante ese tiempo residirá a tiempo parcial en el molino donde el artista vive junto con sus criados y su hija Elfi, a la que parece querer ocultar del resto del mundo. Cuando Hans y Elfi se conocen, la extraña enfermedad que padece la joven, desencadena la tragedia y sume la vida del joven investigador en una terrible pesadilla.

Está película añade una sensualidad mórbida y aleja el terror italiano de los castillos y lo introduce en terrenos que bordean lo surreal. Su escenario principal es un molino holandés que se asemeja a una caja de música decorado con esculturas a tamaño real que esconden cadáveres desangrados.

4. La muchacha que sabía demasiado (1962): Mario Bava.

La muchacha que sabía demasiado

Cartel de la película La muchacha que sabía demasiado (1964)

Nora, una turista adinerada cuyas vacaciones romanas se transforman en una caótica pesadilla. Cuando es testigo de un asesinato, las autoridades dudan de su versión, menos el Dr. Bassi, que se enamora de Nora mientras esta es acechada por un asesino armado con un cuchillo. Al final, Nora, aprende que no hay que creer en todo lo que se ve, y que no se puede confiar en el ojo, tanto si es humano como si es el de una cámara.

Su argumento está estructurado, con un toque misógino, alrededor de los asesinatos de varias mujeres cuyo modo de vida las hace mujeres objeto.

Con sus asesinos fetichistas, sistemáticos y sin rostro, estas películas formaron la figura del asesino en serie en la imaginación popular, y plantaron la semilla de “Seven” (1995).

5. El pájaro de las plumas de cristal (1969): Dario Argento.

El pájaro de las plumas de cristal

Cartel de la película El pájaro de las plumas de cristal (1969)

Atrapado por las puertas de cristal de la entrada de una galería de arte, un agotado escritor afincado en Roma con su preocupada mujer, es testigo del sangriento enfrentamiento de la propietaria, Mónica, con un hombre de negro. La policía requisa su pasaporte y el criminal atrapa su imaginación.

En el mundo de Argento, solo los artistas y los soñadores, atrapados en un eterno proceso de creación, destrucción y renacimiento, parecen capaces de seguir y comprender las huellas del crimen.

6. Rojo oscuro (1969): Dario Argento.

Rojo oscuro

Cartel de la película Rojo oscuro (1969)

Durante su estancia en Roma, el pianista Marcus Daly es testigo del brutal asesinato de una vidente. Metido en la investigación junto a un periodista de ideas feministas. Daly es acechado por el misterioso criminal. A partir de este típico comienzo, “Rojo oscuro” avanza hacia una sangrienta espiral de locura.

El argumento mezcla premoniciones y encantamientos, donde el pasado, el más vengativo de los fantasmas, persigue al presente con vicioso júbilo. La cámara se mueve nerviosa: los colores, como sugiere el título de la película, son profundos, deslumbrantes, los escenarios rozan lo imaginario.

7. Bahía de sangre (1971): Mario Bava.

Bahía de sangre

Cartel de la película Bahía de sangre (1971)

Una bahía, objeto del deseo de diversos personajes ambiciosos, será el espacio fatal donde se producirá una cadena de muertes causadas por sádicos asesinatos. Al parecer, una trama de oscuros intereses es el motor que impulsa una rueda criminal implacable.

Es un anti-giallo donde la identidad del asesino es revelada en la primera escena. Lo que sigue es una demencial obra maestra de voyeurismo y violencia que sirve de punto de partida a “Viernes 13” (1980) y otras películas de adolescentes masacrados en escenarios campestres, algunas de las cuales copiaron literalmente escenas de esta.

8. La casa Dalle Finestre Che Ridono (1976): Pupi Avati.

La casa Dalle Finestre Che Ridono

Cartel de la película La casa Dalle Finestre Che Ridono (1976)

Un joven artista es contratado para restaurar el fresco de una catedral de una apartada isla. La pintura en cuestión es una horripilante representación del martirio que fue creado por Legani “el pintor de la agonía”, que fue descubierto a su muerte. El contenido del fresco es descubierto, así como el misterio que rodea a su creador y a su aparente suicido. Las muertes se suceden, y todo apunta a que la respuesta se encuentran en la casa abandonada del título.

Un atmosférico estudio sobre el miedo, que se despliega hacia un ingenioso y memorable final. Desvelando lentamente la perversidad y el dolor que se esconden bajo la normalidad.

9. Suspiria (1977): Dario Argento.

Suspiria

Cartel de la película Suspiria (1977)

La bailarina Suzy Banyon llega a la prestigiosa Tanz Akademie de Friburgo bajo una lluvia torrencial y es testigo del preludio de un doble asesinato que culmina con una orgía de sangre y cristales rotos.

Es un tenebroso cuento de hadas, donde la protagonista viaja a través de un espejo deformante hacia un mundo de alucinación y horror. La academia es un laberinto de habitaciones dentro de habitaciones donde aguardan gusanos y mares de alambre. Elevando el horror contemporáneo al reino de lo maravilloso.

10. Nueva York bajo el terror de los zombies (1979): Lucio Fulci.

Nueva York bajo el terror de los zombies

Cartel de la película Nueva York bajo el terror de los zombies (1979)

Un barco, sin tripulación alguna, llega hasta los muelles de Nueva York. Cuando la policía entra a investigar, un zombie aparece de forma repentina y ataca a uno de ellos. Un periodista y la hija del propietario del barco llegarán hasta una isla subamericana para averiguar lo que acontece.

Una secuela no oficial de la sangrienta “Zombi” (1979) de George A. Romero. La escena más escalofriante de la película, donde el ojo de la esposa del doctor es atravesado por una astilla, es para revolverse en el asiento.

11. Holocausto caníbal (1979): Ruggero Deodato.

Holocausto canibal

Cartel de la película Holocausto canibal (1979)

Un equipo de documentalistas desaparece en la jungla sudamericana mientras investigan ciertos rumores sobre canibalismo en la zona. Cuando el material fílmico es rescatado somos testigos de un terrorífico viaje hacia la deshumanización y la muerte.

Deodato aprieta nervios muy sensibles; la carnicería real animales como entusiasta contrapunto a la brutal masacre fingida que desatan sus personajes: descuartizamiento de inocentes, violaciones, mutilación sexual y finalmente la reducción de la humanidad al lugar más bajo de la cadena alimenticia.

12. El más allá (1981): Lucio Fulci.

El más allá

Cartel de la película El más allá (1981)

Una pareja debe enfrentarse a los muertos vivientes, redivivos cuando el cadáver de un pintor es descubierto en una habitación del hotel donde fue asesinado. El hotel fue construido sobre una de las siete puertas del infierno, y una ola de deshumanización y violencia se desata con él.

Ofrece una efectiva fábula sobre la represión, con un final desalentador donde Fulci evoca una sorprendente visión del más allá. Los últimos minutos se encuentran entre los momentos más memorables y conmovedores del cine de horror contemporáneo.

13. Mi novia es un Zombie (1994): Michele Soavi.

Mi novia es un zombie

Cartel de la película Mi novia es un zombie (1994)

Francesco Dellamorte, el guardián de un cementerio donde los muertes suelen salir a pasear cada noche. Cansado de su soledad, se enamora de una apena viuda, pero el amor le hace vulnerable a la muerte y a su legión de cadáveres andantes.

Soavi aporta al género zombie una generosa dosis de humor negro y depara momentos realmente inspirados y de gran fuerza visionaria.