Posts etiquetados ‘cine de terror’

El pasado viernes 27 de mayo de 2011 se cumplía el centenario del nacimiento de una de las figuras más relevantes del cine durante las décadas de los años 50 y 60 del siglo pasado. Siendo una de sus estrellas del cine de terror, fantástico y de serie B, permitiéndole su larga carrera, durante más de cinco décadas, trabajar con varias de sus estrellas: Lon Chaney Jr., Bega Lugosi, Boris Karloff, Peter Lorre, Basil Rathbone, Christopher Lee, Peter Cushing… Dando un nuevo registro a los villanos del terror y fantástico, sus personajes tienen un toque de humor negro que siempre permanecía junto a su figura, ésta siempre ensalzada con un característico y malvado bigote, acompañado de una risa tenebrosa que cerraba las pesadillas de los niños de la época y prestando su porte honorable a cada uno de los personajes interpretados de los cuentos de Edgar Allan Poe.

Vincent Price

Vincent Price

Nació en San Luis (Missouri) el 25 de mayo de 1911, estudió historia del arte y bellas artes en la Universidad de Yale y en el Courtauld Institute de Londres. En los años 30 empieza a interesarse por el teatro, actuando en la obra “Chicago” de 1935 y trabajando en la compañía de teatro fundada por Orson Welles, Mercury Theatre

Realiza su debut cinematográfico en la película “Service de luxe” (1938) de Rowland V. Lee y su primera incursión en el cine de terror la realizó junto a Boris Karloff en la película “La torre de Londres” (1939) de Rowland V. Lee, en ese mismo año “da piel” al personaje de H. G. Welles en “El hombre invisible vuelve” (1940) de Joe May –papel que vuelve a encarnar en 1948 en la película “Abbott y Costello contra los fantasmas” de Charles Barton-.

El último hombre en la tierra

Cartel de la película “El último hombre en la tierra” (1964) de Ubaldo Ragona

En la década de los 40 se turnan las películas protagonizadas para 20th Century Fox: “La canción de Bernadette” (1943) de Henry King, “Laura” (1944) de Otto Preminger, “Las llaves del reino” (1944) de John M. Stahl, “Que el cielo la juzgue” (1945) de John M. Stahl, “El castillo de Dragonwyck” (1946) de Joseph L. Mankiewicz y “El susto” (1946) de Alfred L. Welker, son algunas de las más destacadas. También trabajo en la radio desde 1943 y 1951 dando voz al personaje de Simon Templar, el conocido como “El Santo”.

El año 1953 fue uno de los más importantes en su carrera, protagonizando la primera película en 3D, “Los crímenes del museo de cera” de André de Toth, luciendo un impactante maquillaje que dejo para la eternidad su personaje siniestro y cruel. Le siguieron varios films fantásticos: “La mosca” (1958) de Kurt Neumann, “El regreso de la mosca” (1959) de Edward Bernds, “The Bat” (1959) de Crane Wilbur, “House on Haunted Hill” (1959) de William Castle –en el remake del año 1999 el apellido del personaje de Geoffrey Rush es Price, en honor al actor- y “The Tingler” (1959) de William Castle.

Vicent Price

Vicent Price

Los años 60 los empieza ampliando sus rasgos artísticos, interpretando el papel de un excéntrico artista en el musical de Broadway, “Darling of the day”, junto a la actriz Patricia Routledge. También protagoniza uno de los enemigos del Batman-pop de los años 60, durante siete episodios sería ·Egghead (cara de huevo). Pero sobretodo llegan sus años mágicos empezando el ciclo de películas dirigidas por Roger Corman dedicadas a Edgar Allan Poe: “La caída de la casa Usher” (1960), “El péndulo de la muerte” (1961), “Historias de terror” (1962), “El cuervo” (1963), “La máscara de la muerte roja” (1964), “La tumba de Ligeia” (1964) y “El palacio de los espíritus” (1963) –ésta última basada en un poema de Poe y un relato homónimo de H. P. Lovecraft, protagonizada junto a Boris Karloff y Peter Lorre-.

Interpreto la primera versión de la novela de Richard Matheson, “Soy leyenda”, en “El último hombre sobre la tierra” de Ubaldo Ragona y Sidney Salkow, siguiéndoles multitud de películas de serie B: “Un trío de terror” (1963) de Sidney Salkow, “Matar o no matar, este es el problema” (1973) de Douglas Hickox y el díptico dirigido por Robert Fuest sobre el doctor Phibes, “El abominable Dr. Phibes” (1971) y “Retorno del doctor Phibes” (1972). Y la curiosa y paródica “La casa de las sombras del pasado” (1983) de Peter Walker, reuniéndose con otras viejas glorias del terror como Christopher Lee, Peter Cushing y John Carradine.

Posteriormente reduce sus apariciones en el cine dando su voz a numerosas producciones musicales: “Welcome to my Nightmare” de Alice Cooper, el vídeo musical de “Thriller” (1982) de Michael Jackson y la película animada de DisneyThe Great Mouse Detective” (1986). Entre 1981 y 1989 fue el presentador de Mistery! serie de televisión de PBS.

Tumba de Vincent Price

Tumba honorífica de Vincent Price

Dio voz al cuarto corto de animación de Tim Burton, “Vincent” (1982), protagonizado por un niño de siete años obsesionado con la figura de Vincent Price, escrito como un poema y recitado por el mismo Price. También su último papel en el cine fue junto a Tim Burton en “Eduardo Manostijeras” (1990), su metraje fue más corto de lo esperado dado el avanzado estado de su enfermedad de Parkison y el enfisema pulmonar que le malograban desde hace un tiempo, apagándose “el terror sin máscara” o “la voz del terror” el 25 de octubre de 1993, tras sufrir un cáncer de pulmón. Dejando sus rasgos estéticos en la mente de todos los amantes del cine: sus 191 centímetros, su porte severo, su fino bigote, su perversa y socarrona voz y su timbre de voz grave, como decía Price: “A veces creo que personifico el inconsciente oscuro de la raza humana… Sé que suena mal… pero me encanta”.

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 05-06-11:
Vincent Price, la voz del terror; García Lorca y el Día Mundial del Medio Ambiente

Posesión infernal (1981) de Sam Raimi

Posesión infernal

Cartel de la película Posesión infernal (1981) de Sam Raimi

Una de las películas míticas del cine de terror en los 80, un gore de serie B, atrevido y gamberro, con una salpicadura extra de un humor negro que roza el surrealismo.

Contiene todos los estereotipos del cine de terror al uso: un grupo de amigos en un bosque, una cabaña de lo más nauseabunda, fiestas, alcohol y sexo; pero todo esto se rompe con un humor informal, una técnica de rodaje que bebe de los más grandes y un maquillaje marcado por la escasez de miedos.

El protagonista es el “Morturom de Monto” el “Libro de los Muertos” hermanado con el famoso “Necronomicon” de Lovecraft, un tratado sobre los demonios que en sus líneas esconde el secreto para poder invocarlos y que tomen posesión de los vivos.

Unos travelling alocados, movimientos de cámara pakirsonianos, unos planos atrevidos que nos recuerdan a los mejores Hitchcock y Welles: donde los picados y contrapicados nos mantienen en viva tensión. Un maquillaje un poco cutre pero que no deja de erizarnos la piel y uno unos efectos especiales a la antigua usanza, capaces de removernos el estómago una y otra vez.

Con el avance del metraje se desata un torrente de gritos, sangre, vísceras, descomposiciones, transformaciones, sonidos y ruidos estremecedores; delirantes escenas tan extremas como: la violación de una de las chicas por un árbol o la decapitación de otra de las chicas por parte de su novio, y comprobar que está sigue viva, riéndose e intentado matarle mientras se desangra encima de él.

Todos estos toques nos recuerdan a otras películas gores posteriores como: Re-Animator (1985) de Stuart Gordon, Mal Gusto (1987) o Braindead, tu madre se ha comido a mi perro (1992), ambas del “hobbitPeter Jackson. Abriendo Posesión Infernal una puerta a un subgénero en el gore: un gore mezclado con el terror y la comedia. Aunque en está encontramos una diferencia: es una esencia del cine giallo italiano, basado en un terror sobrenatural más extremo y sin fisuras.

El metraje sigue pasando: la acción, el frenesí y el desenfreno no tiene fin. Hasta llenarlos la cámara de sangre y de cuerpos totalmente despedazados. Convirtiendo al personaje protagonizado por Bruce Campbell –el eterno amigo de Sam Raimi– “Ash” en un antihéroe. Llegando a una escena final que da pie a la apertura de las otras dos secuelas que darían origen a una trilogía de culto: Terroríficamente Muertos (1987) y El ejército de las tinieblas (1992).

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 07-10-09:
Contra viento y marea