Posts etiquetados ‘canon digital’

Los artistas “se mueren de hambre”

Aquí se puede reflexionar sobre el verdadero problema de las SGAE y los músicos que dicen que “se mueren de hambre“. El problema es que gracias a internet y sus descargas “ilegales“, los músicos que siempre se han muerto de hambre, han encontrado un lugar donde poder darse a conocer, llegar a lanzar cd´s y dar conciertos, dónde antes tenían que pasar por las arcas de las grandes discográficas y organismos como las SGAE. Molesta no poder recaudar los ingresos que van generando este tipo de grupos, el afán recopilador ciega los ojos y lo único que veo es el menor número de grupos que se mueren de hambre.

¿Lolita puede morirse de hambre? ¡¡¡Anda ya!!! Podrá ganar en vez de tres millones dos, pero no morirse nunca de hambre. Sí puede hacerlo el músico pluriempleado, el que para llegar a ser músico profesional tiene otro trabajo, se mueve por internet para lanzar sus campañas, sin ninguna gran casa publicitaria ni los pagos a radios como los 40 principales (parte del gran cáncer musical de este país).

Si fuese Alejandro Sanz, Lolita, Chenoa o x “artista” de la manifestación del otro día. Se me caería la cara de vergüenza diciendo que nos morimos de hambre y que esto en cinco años se acaba. Es indignante que los más ricos se quejen y los más pobres nos callemos.

Volviendo a la música independiente, deberían hacer una manifestación en las puertas del Ministerio de Industria, diciendo que ellos también son artistas y que si sale adelante la Ley Antipiratería de la Economía Sostenible, pues van a volver a morirse de hambre, y ésto, ¡¡¡sí puede ser verdad!!!

Valga de reflexión, no todo es mal lo que reluce. Y donde antes se beneficiaban diez artistas, gracias a internet y sus descargas “ilegales“, son cien los que se benefician. Y lo peor, ¡fuera de las grandes compañías y organismos!

Y una última reflexión, la última moda de grandes grupos internacionales, que gracias a internet, pueden dejar de depender de las grandes discográficas o sellos independientes, que gracias a internet, pueden crecer, vender más discos de sus grupos y darse a conocer. Y vuelvo a repetir, esto molesta a los ricos. Qué los pequeños se busquen las habichuelas, gracias a internet.

Anuncios

En las telarañas de la SGAE

Es obvio que la piratería está descendiendo la venta de cd´s o dvd´s, eso no quiere decir nada en el mero hecho de apuntar al bolsillo equivocado. La SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) se escuda en la propiedad intelectual y los derechos de autor para imponernos un canon digital a toda la población que consuma productos informáticos o electrónicos. Según ellos, al descargar música o películas por internet, estamos vulnerando sus derechos como autores, ¡estamos acabando con el mundo de la música!

Por ello nos tienen que imponer una cuota extra por cada reproductor, móvil o en la compra de cualquier producto audiovisual, la misma nos la imponen bajemos o no música de internet. Las pérdidas de la industria musical por la piratería las recompensamos cada uno de los ciudadanos, una industria que es incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos, no solo temiendo a la piratería, sino también a los nuevos sellos musicales independientes.

Unos sellos independientes que han encontrado en internet una salida al ahogo de las cuatro grandes discográficas, grandes aliadas de la SGAE, el número de ventas han descendido pero han aumentado la afluencia de público en los conciertos y los festivales de música indie. Las cuatro grandes temen que les coman terreno y lo único que quieren es cerrar también esa vía de salida para los grupos que no quieren comer de sus manos.

Por otro parte tenemos la cuestión de donde va a parar el dinero del canon. Una sociedad sin ánimo de lucro donde se lucran todos. Dietas millonarias, planes de pensiones vitalicios, edificios faraónicos, denuncias a niñas de 10 años, deudas a hacienda, atentados contra los derechos humanos de intimidad, privacidad e inviolabilidad del domicilio, y cientos de pillerías en contra de la ley y los ciudadanos.

Éstas son algunas de las máscaras que camuflan la cara de la supuesta élite cultural de nuestro país.