Archivos de la categoría ‘Biografías extravagantes’

Es el precursor de dos de los términos más utilizados en la actualidad: “link” e “hipertexto”.  Con la idea principal de asociar la información mediante ligas para facilitar su acceso y lectura, es capaz de teorizar sobre el antecedente tecnológico más primitivo del hipertexto (una máquina llamada MEmex). Siendo un visionario capaz de predecir muchos de los avances tecnológicos habituales hoy en día, siendo uno de los pilares de la lógica digital contemporánea y posiblemente el padre conceptual de la web.

Tras su participación en el Proyecto Manhattan y colaborar en la creación de la Bomba Atómica, escribe uno de los documentos de política científica más importante de los Estados Unidos que se mantuvo durante décadas como base fundamental en la política desarrollada por los países más potentes del mundo hasta mediados de la década de los ochenta del siglo pasado. El documento contenía dos bases fundamentales: que la comunidad científica es capaz de regularse a sí misma y que la ciencia, mientras se lo permitan, es capaz de conseguir grandes beneficios económicos y tecnológicos a la sociedad.

http://www.oei.es/ctsiima/VANNEVARBUSH.pdf

Acreditado por muchos expertos como el mayor ingeniero del siglo XX y el mayor defensor de la ciencia desde Albert Einstein.

Vannevar Bush

Portada de la revista Times dedicada a Vannevar Bush en el año 1945

Nace el 11 de marzo de 1890 en Everett (Massachussets), desde niño demuestra un gran potencial en matemáticas. Dada su naturaleza frágil y enfermiza permanece largos periodos de tiempo en cama donde aprovecha para ampliar sus conocimientos matemáticos.

A los dieciocho años obtiene un doctorado de lógica matemática en la Universidad de Cambridge (Inglaterra). Después cursa sus estudios en el Tufts College (Universidad de Harvard), pagando la mitad de sus estudios con una beca y la otra mitad trabajando como asistente de matemáticas en el propio Tufts. En su tesis final de 1913 adelantaba su Profile Trancer, un invento que sirvió para medir distancias entre terrenos desiguales. Tras graduarse, trabajo para la General Electric siendo despedido por un accidente industrial en su planta. Regreso al Tufts College en 1914 como profesor auxiliar y en 1915 ingresó en el MIT (Massachussets Institute Tecnology), en donde obtuvo su doctorado.

Durante el año 1917 y casi finalizada la Primera Guerra Mundial forma un grupo de científicos interesados en ayudar al gobierno norteamericano en mejorar el armamento, una de sus tareas fue el desarrollo de dispositivos para la detección de submarinos.

En 1919 el MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) le contrata para organizar y estructurar su departamento de matemáticas, permaneciendo 25 años con la corporación, 12 de ellos como decano, realizando diferentes proyectos: dispositivos ópticos y de composición fotográfica, almacenamiento y recuperación de microfilms.

En 1922 funda junto a su compañero de habitación en el Tufts Laurence K. Marshall y el científico Charles G. Smith la compañía American Appliance Company, que en la actualidad se llama Raytheon, siendo una de las mayores contratas en materia de defensa del Gobierno de Estados Unidos tras el 11-S.

Analizador diferencial

Vannevar Bush junto a su diferencial en el año 1931

Entre 1925 y 1931 construye en las instalaciones del MIT, el analizador diferencial (inventado en 1876 por James Thomson): una calculadora analógica capaz de resolver ecuaciones diferenciales de hasta dieciocho variables, compuesta por integradores de ruleta y amplificadores mecánicos concebidos para resolver problemas de las redes eléctricas. El resultado positivo del invento dio para posteriores versiones de la misma pero más potentes, hasta llegar a colaborar en la Segunda Guerra Mundia, durante 1942, utilizándose para el cálculo de las tablas de tiro para la Marina de Estados Unidos y el desarrollo de la Bomba de Rebote, que servía para neutralizar las represas hidroeléctricas de las tropas nazis.

En 1939 es nombrado presidente del Carnegie Institute de Washington; Director del National Advisory Committe for Aeronautics; y nombrado por el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, Director de la Office of Scientific Research and Development, donde se encarga de la gestión de más de 6.000 científicos en proyectos relacionados con la defensa durante la Segunda Guerra Mundial, el más importante de ellos el de la creación de la Bomba Atómica, “gracias” a un memorándum de Bush se aprobó la creación del Proyecto Manhattan, el que hizo posible construir ambas bombas. Este hecho le hace recapacitar, dar un paso hacia delante y ser uno de los mayores precursores para alcanzar una paz basada en un conocimiento conectado en inteligencia y colaboración.

Cómo podríamos pensar

Artículo de Vannevar Bush publicado en la revista “Atlantic Monthly” en el mes de julio de 1945

En 1945, publica su visionario artículo “As we may think” (Cómo podríamos pensar) en el número de julio de la revista “Atlantic Monthly”, en el que habla sobre un sistema de hipertexto que permitía almacenar documentos (libros, grabaciones y comunicaciones) y vincularlos con una organización basada en jerarquías en la que todo documento ha de clasificarse de acuerdo con unas determinadas categorías, con esa idea aparece el Memex (MEMory Extended System). Este aparato es capaz de encontrar a alta velocidades información almacenada en una “base de datos”.

Aparecerán formas completamente nuevas de enciclopedias, con una red de enlaces que las recorran, listas para ser insertadas en el MEmex y allí amplificadas”, Vannevar Bush en As We May Think (julio de 1945).

http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/vbush-es.html

Físicamente, el MEmex parecía una mesa con dos monitores accionables mediante lápiz óptico y un escáner. En su interior se almacenaría la información indexada compuesta tanto por texto como por imágenes, siguiendo estándares universales.

Bush la define como: “una máquina conceptual capaz de almacenar amplias cantidades de información, en la que los usuarios tienen la posibilidad de crear información, pistas o senderos de información, enlaces a textos relacionados e ilustraciones, datos que pueden ser almacenados y utilizados en futuras referencias”.

Cualquier usuario podría realizar consultas de información y crear rutas almacenables con nombre propio de acceso a la misma para su reutilización posterior por parte de otros usuarios. Aparecerían los ‘Trail Blazers‘, usuarios cuya misión era crear y almacenar esas rutas para su reutilización por otros usuarios.

Las máquinas aritméticas avanzadas del futuro serán de naturaleza eléctrica y funcionaran a una velocidad 100 veces superior a las actuales, o quizá aún mayor”.

El MEmex nunca se desarrolló pero inspiró el trabajo de sus sucesores: Douglas Engelbart, Ted Nelson (padre de la palabra hipertexto que la acuñó basado en las propias palabras de Bush) y más adelante Tim Berners Lee, en su camino hacia la invención del hipertexto e internet.

MEmex

Representación gráfica del MEmex

Obtuvo en 1943 la medalla Edison por sus estudios de Ingeniería Eléctrica. En 1945 la Medalla de la Academia de la Ciencia. En 1947 es nombrado director de AT&T y en 1948 director de Merck and Co. En 1963 la Medalla Nacional de la Ciencia, entre muchos otros reconocimientos recibe hasta 18 grados honoríficos de universidades de Estados Unidos, el premio especial de 3 presidentes y ayuda a fundar la National Science Foundation.

Se le vincula con el proyecto Majestic 12 (MJ 12), un comité de científicos, líderes militares y oficiales del gobierno formado en 1947 por el presidente Harry S. Truman para investigar el fenómeno OVNI. Los documentos del proyecto saltan a la palestra en el año 1982, siendo objeto desde entonces de opiniones enfrentadas entre políticos, científicos y ufólogos. Supuestamente el comité presidencial del proyecto estaba dirigido por Robert Oppenheimer, Albert Enstein y Vannevar Bush.

Muere de pulmonía el 30 de junio de 1974.

Para acabar dejamos una de sus frases más visionarías:

La ciencia ha proporcionado al ser humano formas veloces de comunicación entre personas individuales, le ha permitido el almacenamiento de las ideas y le ha otorgado la posibilidad de manipular este archivo y extraer de él ideas, de modo que el conocimiento evolucione y perdure a lo largo de toda la existencia del género humano, y no solo de la vida de sus componentes individuales”.

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 06-11-11:
Pasando el Estrecho de Magallanes, EVA y Vannevar Bush

Anuncios

Una personalidad poderosa, enigmática, vitalista y apasionante. Estamos ante el pionero absoluto de la música electrónica y una de las vidas más asombrosas y espectaculares del siglo XX: revolución soviética, primera guerra mundial, amores imposibles, dinero y fama, ruina económica, desapariciones misteriosas, campos de trabajo en Siberia, espionaje para la KGB, encuentros con Albert Einstein, el cineasta Sergei M. Eisenstein y el inventor del sintetizador Robert Moog, pero su más importante obra es ser el inventor de un instrumento eléctrico capaz de producir música sin la necesidad de tocarlo: el theremín.

Éste se ha utilizado en multitud de películas de terror, ciencia-ficción y serie B, anteriores a la introducción del sintetizador en los años 50. Míticos grupos como Pink Floyd, The Beach Boys, Led Zeppelin, Jean Michel Jarre, otros más actuales y patrios, como La oreja de Van Gogh y Estopa, han acompañado sus composiciones con el sonido de este instrumento. Y algunos concertistas del más alto prestigio como Lydia Kavina –sobrina nieta del propio León Termen-, Bárbara Buchholtz, Ernesto Mendoza o Carolina Eyck, se dedican a tocarlo en solitario.

León Theremin

León Theremin

Lev Sergeyevich Termen o León Theremin, nace en San Petersburgo el 15 de agosto de 1896, dedicando sus primeros años a la investigación y práctica de la ciencia, pero al final de la década de 1910, comienza a experimentar con instrumentos técnicos para producir música, produciendo entre 1919 y 1920 en Leningrado el Etherophone, posteriormente llamado Theremín. También inventó juntó al compositor americano Henry Coweel el Rhytmicon o Polyrhymophone, capaz de proporcionar a una orquesta toda la variedad posible de ritmos de percusión. El terpsitone es una variedad del theremín que no logro la misma fama que produce sonidos con el movimiento coreográficos mientras se baila, cambiando las dos antenas en una plancha metálica debajo de la plataforma de baile que detecta los movimientos. El theremín cello que imita la forma de violonchelo pero en realidad su diapasón no contiene cuerdas, sino que dicha superficie detecta la presión de los dedos de la mano izquierda mientras que con la derecha se acciona una palanca que controla la amplitud. Toda esta cantidad de instrumentos y otros fueron creados entre los años 1930 y 1933.

Clara Rockmore

Clara Rockmore

Volviendo a los años 20, presenta a sus compañeros de la Facultad de Mecánica su theremín y su éxito llego hasta ser apadrinado por el propio Lenin. Pide la patente y se le concede en 1924, empezando a trabajar para el gobierno ruso en el campo de la electromagnética y de la energía como energía renovable. A finales de 1928 se traslada a vivir a los Estados Unidos, en New York da lugar el encuentro con otra virtuosa de la música electrónica, la primera en las lindes femeninas, Clara Rockmore. Con tan solo 18 años, Clara, asistía en el Hotel Plaza a la presentación de un extraño instrumento musical eléctrico que se tocaba sin tocarlo, la conferencia la daba un joven científico ruso llamado Lev Termen. En un momento de la presentación Termen invitó a los asistentes a probar la máquina, Clara empezó a mover sus manos sobres las antenas del theremín, produciendo una gran satisfacción en todos los presentes, incluido el propio Termen. Fue el comienzo de una carrera apoteósica como concertista de theremín, rompiendo el corazón de Termen cuándo ésta se casa con Robert Rockmore.

El theremín consiste en una caja con dos antenas: la izquierda, horizontal y con forma de bucle, y la derecha, recta y vertical. Con la izquierda producimos el volumen y con la derecha el tono, los sonidos se producen acercando y alejando la mano de cada una de las antenas sin necesidad de llegar a tocarlas. Al acercar la mano a la antena izquierda disminuimos el volumen y al alejarnos lo aumentamos y cuánto más acercamos la mano a la antena derecha más agudo será el sonido resultante. Se produce la mezcla de un sonido parecido a la mezcla de un violonchelo y la voz humana, los actuales, poseen una interfaz digital que gracias a un sampler son capaces de emitir cualquier timbre. Los últimos theremines son los ópticos, cuyo sonido varía en función de la cantidad de luz que capta su sensor.

Theremín

El theremin

Su primera versión, llamada eterófono, trataba de una sola antena vertical que producía el tono. Su primitiva fabricación constaba de válvulas de vacío, necesitando unos altos voltajes para funcionar con la consiguiente peligrosidad para el intérprete.

El 15 de septiembre de 1938, Lev Termen, desaparece misteriosamente de New York sin dejar rastros, las diferentes teorías hablaron de que caduco su visado, problemas con las deudas o un secuestro por parte de los agentes de la KGB. Treinta años después, Clara y Robert Rockmore realizaron un viaje turístico a la Unión Soviética, la casualidad unió su camino con el de León Theremin.

Sus inventos extramusicales le habían causado un montón de deudas y los problemas con su visado de trabajo le obligaron a volver a la Unión Soviética, Termen fue encarcelado y enviado durante siete años a un gulag de extracción aurífera en Magadan, en Siberia. Al ser liberado fue enviado a un “sharaskha”, un laboratorio de investigación secreta, en el que permanece hasta ser liberado totalmente en 1947, en este periplo es el pionero de la tecnología de identificación por radiofrecuencia que utilizo la KGB con fines de espionaje para el “Buran” y “La cosa”, dispositivos capaces de interceptar conversaciones secretas en las principales embajadas occidentales de Moscú que le propiciaron en secreto el Premio Stalin de 1947.

Todos sus amigos creían que estaba muerto, todo su pasado y presente fue eliminado por las purgas estalinistas, hasta el cruce con Clara y Robert Rockmore en mayo de 1962. Mientras ambos cenaban con un científico le preguntaron si conocía a Lev Termen, el científico contesto: “he almorzado con él hoy”, la sorpresiva respuesta fue seguida por un encuentro clandestino en una estación de metro. Termen seguía trabajando para la KGB, dónde se dedicaba a depurar el sonido de grabaciones secretas. Muere en 1993, dos años después de realizar su última visita a Clara Rockmore y la ciudad de New York, recibiendo una serie de homenajes que ensalzan su obra.

Un año después de su muerte la película documental Theremín: Una odisea electrónica (1994), dirigido por Steven M. Martin que narra la historia del instrumento y la vida de su inventor, recibe el Premio Trofeo Cineastas del Festival Sundance de 1994.

Por último, vamos a escuchar la canción más mítica del grupo californiano The Beach Boys, llamado Good vibrations, dónde todos los sonidos de fondo son producidos por un theremín eléctrico, una variante que produce sonidos iguales a los del theremín de una forma más sencilla para grabar en estudio y producir en directo.

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 19-06-11:
El misterioso Theremin, el 19J, Miguel Ríos y un viaje a Argelia

El pasado viernes 27 de mayo de 2011 se cumplía el centenario del nacimiento de una de las figuras más relevantes del cine durante las décadas de los años 50 y 60 del siglo pasado. Siendo una de sus estrellas del cine de terror, fantástico y de serie B, permitiéndole su larga carrera, durante más de cinco décadas, trabajar con varias de sus estrellas: Lon Chaney Jr., Bega Lugosi, Boris Karloff, Peter Lorre, Basil Rathbone, Christopher Lee, Peter Cushing… Dando un nuevo registro a los villanos del terror y fantástico, sus personajes tienen un toque de humor negro que siempre permanecía junto a su figura, ésta siempre ensalzada con un característico y malvado bigote, acompañado de una risa tenebrosa que cerraba las pesadillas de los niños de la época y prestando su porte honorable a cada uno de los personajes interpretados de los cuentos de Edgar Allan Poe.

Vincent Price

Vincent Price

Nació en San Luis (Missouri) el 25 de mayo de 1911, estudió historia del arte y bellas artes en la Universidad de Yale y en el Courtauld Institute de Londres. En los años 30 empieza a interesarse por el teatro, actuando en la obra “Chicago” de 1935 y trabajando en la compañía de teatro fundada por Orson Welles, Mercury Theatre

Realiza su debut cinematográfico en la película “Service de luxe” (1938) de Rowland V. Lee y su primera incursión en el cine de terror la realizó junto a Boris Karloff en la película “La torre de Londres” (1939) de Rowland V. Lee, en ese mismo año “da piel” al personaje de H. G. Welles en “El hombre invisible vuelve” (1940) de Joe May –papel que vuelve a encarnar en 1948 en la película “Abbott y Costello contra los fantasmas” de Charles Barton-.

El último hombre en la tierra

Cartel de la película “El último hombre en la tierra” (1964) de Ubaldo Ragona

En la década de los 40 se turnan las películas protagonizadas para 20th Century Fox: “La canción de Bernadette” (1943) de Henry King, “Laura” (1944) de Otto Preminger, “Las llaves del reino” (1944) de John M. Stahl, “Que el cielo la juzgue” (1945) de John M. Stahl, “El castillo de Dragonwyck” (1946) de Joseph L. Mankiewicz y “El susto” (1946) de Alfred L. Welker, son algunas de las más destacadas. También trabajo en la radio desde 1943 y 1951 dando voz al personaje de Simon Templar, el conocido como “El Santo”.

El año 1953 fue uno de los más importantes en su carrera, protagonizando la primera película en 3D, “Los crímenes del museo de cera” de André de Toth, luciendo un impactante maquillaje que dejo para la eternidad su personaje siniestro y cruel. Le siguieron varios films fantásticos: “La mosca” (1958) de Kurt Neumann, “El regreso de la mosca” (1959) de Edward Bernds, “The Bat” (1959) de Crane Wilbur, “House on Haunted Hill” (1959) de William Castle –en el remake del año 1999 el apellido del personaje de Geoffrey Rush es Price, en honor al actor- y “The Tingler” (1959) de William Castle.

Vicent Price

Vicent Price

Los años 60 los empieza ampliando sus rasgos artísticos, interpretando el papel de un excéntrico artista en el musical de Broadway, “Darling of the day”, junto a la actriz Patricia Routledge. También protagoniza uno de los enemigos del Batman-pop de los años 60, durante siete episodios sería ·Egghead (cara de huevo). Pero sobretodo llegan sus años mágicos empezando el ciclo de películas dirigidas por Roger Corman dedicadas a Edgar Allan Poe: “La caída de la casa Usher” (1960), “El péndulo de la muerte” (1961), “Historias de terror” (1962), “El cuervo” (1963), “La máscara de la muerte roja” (1964), “La tumba de Ligeia” (1964) y “El palacio de los espíritus” (1963) –ésta última basada en un poema de Poe y un relato homónimo de H. P. Lovecraft, protagonizada junto a Boris Karloff y Peter Lorre-.

Interpreto la primera versión de la novela de Richard Matheson, “Soy leyenda”, en “El último hombre sobre la tierra” de Ubaldo Ragona y Sidney Salkow, siguiéndoles multitud de películas de serie B: “Un trío de terror” (1963) de Sidney Salkow, “Matar o no matar, este es el problema” (1973) de Douglas Hickox y el díptico dirigido por Robert Fuest sobre el doctor Phibes, “El abominable Dr. Phibes” (1971) y “Retorno del doctor Phibes” (1972). Y la curiosa y paródica “La casa de las sombras del pasado” (1983) de Peter Walker, reuniéndose con otras viejas glorias del terror como Christopher Lee, Peter Cushing y John Carradine.

Posteriormente reduce sus apariciones en el cine dando su voz a numerosas producciones musicales: “Welcome to my Nightmare” de Alice Cooper, el vídeo musical de “Thriller” (1982) de Michael Jackson y la película animada de DisneyThe Great Mouse Detective” (1986). Entre 1981 y 1989 fue el presentador de Mistery! serie de televisión de PBS.

Tumba de Vincent Price

Tumba honorífica de Vincent Price

Dio voz al cuarto corto de animación de Tim Burton, “Vincent” (1982), protagonizado por un niño de siete años obsesionado con la figura de Vincent Price, escrito como un poema y recitado por el mismo Price. También su último papel en el cine fue junto a Tim Burton en “Eduardo Manostijeras” (1990), su metraje fue más corto de lo esperado dado el avanzado estado de su enfermedad de Parkison y el enfisema pulmonar que le malograban desde hace un tiempo, apagándose “el terror sin máscara” o “la voz del terror” el 25 de octubre de 1993, tras sufrir un cáncer de pulmón. Dejando sus rasgos estéticos en la mente de todos los amantes del cine: sus 191 centímetros, su porte severo, su fino bigote, su perversa y socarrona voz y su timbre de voz grave, como decía Price: “A veces creo que personifico el inconsciente oscuro de la raza humana… Sé que suena mal… pero me encanta”.

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 05-06-11:
Vincent Price, la voz del terror; García Lorca y el Día Mundial del Medio Ambiente

B.C. 1675 – The Gillette Conga Drum Jingle (1957)

Dentro de cada uno de los estilos musicales están claramente marcadas todas sus pautas y referencias respecto a sus pioneros, aunque con una memoria impía nos olvidamos de algunos de los grandes precursores del siglo XX, dentro de ellos, es un gran desconocido, uno de los más importantes músicos contemporáneos, uno de los mayores genios del siglo XX, tanto a nivel musical como mecánico. Músico, compositor, pianista, director de orquesta, ingeniero, productor e inventor de instrumentos y estudios de grabación, convirtió el swing y el jazz en un divertimento totalmente accesible al gran público, mientras sus obras eran complejas composiciones, su velocidad, sus continuos cambios de ritmo y sus delirantes efectos otorgaban una apariencia cómica que llegaba a todos los públicos posibles, sin distinción de edad o grupo social.

Raymond Scott

Retrato de Raymond Scott

Inventor de los primeros secuenciadores y sintetizadores. Un genio visionario, con un enfermizo secretismo que le cerró las puertas al gran público, con un gran celo profesional y un exagerado perfeccionismo que no le impidió formar parte de la historia.

Nació en Brooklyn –New York- el 10 de septiembre de 1908 bajo el nombre de Harry Warnow, dentro de una familia de inmigrantes judíos de Rusia. Su padre tenía una tienda de instrumentos. Su hermano, Marcos Warnow, era director de orquesta, violinista y director musical para el programa de radio de CBS: “Your Hit Parade”, alentando la carrera musical de su hermano. Empezó estudios de ingeniería pero pronto los abandonaría para estudiar piano, teoría y composición en la prestigiosa Juilliard School Of Music, para posteriormente unirse a la banda de su hermano en la CBS, aportando sus arreglos y composiciones, para evitar comentarios del resto de componentes de la banda firmaba sus trabajos como Raymond Scott. Sus composiciones eran de lo más locas y extravagantes, las acompañaba titulando sus temas con los nombres más surrealistas: “Música de cena para una manada de caníbales enfadados”, “Año nuevo en una casa encantada” o “Confusión entre una flota de taxis al encontrarse con una tarifa”.

The Raymond Scott Quintette

The Raymond Scott Quintette

En 1937 formó su “quinteto” de seis miembros, reclutados de la banda de la radio, pasando a llamarse “The Raymond Scott Quintette”, desarrollando un legado de piezas de jazz-pop animadas y pegadizas con ecos de París, Turquía, México, África, Europa del Este y Arabia, fusionando jazz, pop de la época, música clásica, ópera y los ritmos de la jungla, revolucionando la música swing y ganándose el desprecio de los críticos por su música atrevida, humorística y juguetona. Sin tener apenas lugar para la improvisación, sus músicos tenían que aprender sus piezas sin permiso para transcribirlas, escuchándolas mientras las tocaba el piano. Los veía como meros instrumentos que le posibilitaban hacer música, y los tiranizaba, haciendo repetir y ensañar hasta conseguir lo que él pretendía. Perfeccionista hasta la extenuación y un tirano en potencia, los músicos no aguataban mucho en su grupo y los cambios eran constantes, el problema se solucionó con la llegada de las máquinas.

Cada aparición radiofónica era un tremendo éxito de audiencia, alcanzando sus singles cifras multimillonarias en ventas. Muchas de éstas composiciones las podemos disfrutar en la actualidad gracias al sexteto madrileño Racalmuto, que se dedica a recrear las obras compuestas por Raymond Scott y del grupo de John Kirby –otro de los grandes genios del swing y el jazz-.

Powerhouse (1939)

El grupo se disuelve en 1939, se convierte en una Big Band multirracial, fichando por la radio CBS como director musical entre los años 1942 y 1944. Atendiendo encargos para filmes y musicales, pero pronto se encerró en sus propios trabajos, abandonando la radio y entrando en un período frenético de creación, sin olvidarse nunca de la música popular, durante los restantes años formo otras bandas como The Secret Seven o la Raymond Scott Orchestra.

Antes, en 1943, vende todas sus composiciones a Warner Brothers, de manos de Carl Stalling, para sus cortos animados de “Looney Tunes” y “Merrie Melodies”. A Scott no le gustaban los dibujos animados y no llegó a escribir ninguna nota para ellos, pero gracias a los mismos, sus melodías fueron conocidas mundialmente, recordándole como el hombre que llevo el swing a los dibujos animados. Sus ritmos vivos y juguetones introdujeron un nuevo y sorprendente estilo de la música que encajaron perfectamente con los dibujos animados de la Warner, apareciendo hasta en 120 capítulos. Pero estás no han sido las únicas composiciones de Scott escuchadas en dibujos animados, se oyen en 12 episodios de la serie de “Ren & Stimpy” y en otras como: Los Simpson, Duckman, Animaniacs, Los Oblongs y Batfink. La única música que Scott compuso para acompañar dibujos animados fueron tres “jingles” electrónicos comerciales de 20 segundos, producidos en 1962 para “County Fair Bread”.

And The Cow Jumped Over the Moon (1960)

Desde aquí se vuelca totalmente en la música electrónica. Le gustaba rodearse de los aparatos de grabación más modernos, creando nuevos sistemas para modificar el sonido y para crear otros nuevos. Manteniendo contactos durante la década de los años 40 y 50 con otros pioneros como Les Paul –quien desarrolló las primeras guitarras eléctricas- o cuando un día quiso conocer a un joven constructor de theremins y lo invitó a su casa, aquellos aparatos impresionaron a aquel joven llamado Robert Moog, catalizando el posterior sintetizador modular Moog.

Raymond Scott

Raymond Scott rodeado de algunos de sus invento

En 1946 funda Manhattan Research Inc., una excéntrica compañía para diseñar y fabricar dispositivos y sistemas de música electrónica, exclusivamente de uso privado, para después meterse en la producción musical en publicidad y bandas sonoras para cine y televisión. Creó multitud de instrumentos electrónicos como los secuenciadores The Bass Line Generator y Circle Machine, un instrumento capaz de generar efectos de sonido como el Karloff,  patenta la Máquina Orquesta –un sintetizador electromecánico con un teclado que reproducía cualquiera de los instrumentos tradicionales y que incorporaba cintas magnéticas-, inventó la caja de ritmos Bandito The Bongo Artist, el teclado monofónico Clavivox, la Videola –una máquina que le permitía componer y grabar al mismo tiempo que veía las películas- o una consola de composición e interpretación llamada Electronium. Éste último fue adquirido por el jefe de la Motown Records, Berry Gordy, que contrató a Scott como director de investigación en 1971 y desarrollo de música electrónica durante varios años, trasladando su laboratorio de New York a Los Ángeles. Su inspiración se trasladó a otra clase de  inventos, dentro creando un reloj con alarma con voz, alarmas, sirenas, timbres, joyas electrónicas, cocteleras electrónicas, juegos electrónicos…

La producción de la compañía se extiende durante la década de los años 50 y 60, pasando por las manos de Scott la música de una gran diversidad de las mejores marcas mundiales: Sprite, IBM, Vim, Nescafe, General Motors

Vicks Formula 44 (1964)

Cada una de sus composiciones están impregnadas de un toque futurista, experimentando con todos aquellos artefactos creados por él, donde las secuencias aleatorias llevan el peso del tema y con cada nueva pieza se muestra a las claras la gran diversidad de registros de Scott, dejándonos en el punto de expresar que es uno de los pioneros de la música publicitaria.

Manhattan Research Inc.

Portada de Manhattan Research Inc. (2000)

Gracias al trabajo de los productores Gert Janblom y Jeff Winner tenemos la suerte de disfrutar del recopilatorio Manhattan Research Inc., escogiendo los trabajos más sobresalientes compuestos por Scott para la televisión en los años 50 y 60, en un excelente libro-disco de 144 páginas, que incluye entrevistas a los pioneros Robert Moog y Herb Deutsch –creadores del sintetizador-, gran cantidad de fotografías, recortes de prensa, anuncios de la época y unas completas explicaciones sobre el origen y características de cada una de las 60 piezas que incluye el doble cd.

IBM MTST The Paperwork Explosion (1967)

Una de las injusticias históricas cometidas contra Scott, es darle el apadrinamiento de la música “ambient” a Brian Eno, cuándo una década antes del lanzamiento mundial de “Discreet Music”, en 1963, Scott, con el apoyo del Instituto Gessell para el Crecimiento Infantil, publicó tres discos de música ambiental para ayudar al crecimiento intelectual y auditivo de los bebes, la trilogía llamada: “Soothing Sounds For Baby”, separándose cada uno de los volúmenes en diferentes tramos de edades y concibiendo una serie de repetitivas e hipnóticas nanas electrónicas que se turnan en una atmosfera de sintetizadores con un sonido futurista impregnados con ecos de los más diferentes títeres de timbres electrónicos. La trilogía estaba concebida para dar un supuesto beneficio para los niños, aunque valió a Scott para sacar adelante las patentes del electronium y el clavivox.

Portofino 1 (1962)

Raymond Scott

Raymond Scott rodeado de algunos de sus inventos

Su salud le impide seguir con su frenética actividad a partir de los años 70, nunca sin dejar de inventar y componer hasta su muerte en el año 1994. Su legado se nota artistas tan dispares como Brian Eno, Kraftwerk, Devo, Frank Zappa, Danny Elfman, Duke Elligton, Jean Michel Jarre, Damon Albarn, Doom o Madlib. Pero el mejor homenaje que podía recibir, lo encontramos con el estreno el año pasado del documental: “Deconstructing Dad. The Music, Machines and Mistery of Raymond Scott” (Deconstruyendo a papá: la música, máquinas y misterios de Raymond Scott), dirigido por Stanley Warnow, el único hijo del propio Raymond Scott. Stanley presenta el documental diciendo: “Puede que no os suene su nombre, pero sí que conocéis su música para los dibujos de la Warner Bros, y sus instrumentos musicales electrónicos sentaron las bases de los actuales sintetizadores y secuenciadores”. En él, su hijo, trata de acercarse a la figura de su padre, volcada totalmente en su trabajo dejando de lado a sus hijos, e intentando acercar la figura de su padre al gran público.

Scott fue un visionario respecto a la música del futuro, ya en 1949 decía: “Tal vez dentro de cien años, la ciencia perfeccionará un proceso de transferencia del pensamiento del compositor al oyente. El compositor se sentará en el escenario y simplemente pensará en su concepción idealizada de su música. En lugar de las actuales grabaciones musicales, las grabaciones transportarán las ondas cerebrales del compositor directamente a la mente del oyente”.

Temptation (1960)

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 01-05-11:
Raymond Scott, licántropos, Dachau y una del oeste

Si realizamos un esmerado estudio sobre todas las figuras que han llenado la historia de la cultura, en el primer escalafón de la lista de lo más polémicos, irreverentes y atrevidos, estaría situado nuestro protagonista de hoy. Su arte está protagonizado por una serie de personajes detestables para muchos de nosotros, supuestos desechos de la sociedad, marcados por una desgraciada fealdad o algún defecto físico. Sus imágenes están ligadas a un hilo muy fino entre la naturaleza de la vida y la muerte. Enanos, deformes, transexuales, tullidos, trozos desmembrados de cadáveres, andróginos, hermafroditas… se van uniendo para mostrarnos unas fotografías marcadas por el sello de la muerte. Donde la luz se convierte en oscuridad, metiendo a cada uno de los personajes que forman el bodegón o la escena dentro de nuestra realidad.

Ars Moriendi

Ars Moriendi (2007)

En las fotografías de Joel Peter Witkin, los protagonistas son todos aquellos “seres” marginados por la persona de a pie, reflejando una belleza escondida dentro de su ser y mostrándonos el lado hermoso de la oscuridad. Su obra contiene una estética de lo feo  apoyada en una belleza del tabú, convirtiendo al monstruo en un icono de belleza, comentando Witkin sobre ello: “Mi criterio esencial es manifestar algo no egoísta, un potencial de redención, presentar la evidencia metafórica entre ilusión y realidad”, “pienso que lo que hace que una imagen sea poderosa, es que a diferencia de otros medios, como el video o el cine, aquí se trata de la quietud. Pienso que alguien que se hace fotógrafo es porque quieren absorberlo todo y comprimirlo a que quede en una imagen fija. Cuando realmente quiere decir algo a alguien, los agarras, los tomas y los abrazas. Esto es lo que ocurre con la imagen fija”.

La temática principal de sus fotografías está ligada con la muerte, el sexo, los cadáveres, miembros amputados o seres marginales. Las escenas suelen ser bíblicas, parodias de cuadros famosos o recreaciones directas, cómo en el caso de El nacimiento de Venus, en la toma de Witkin nos encontramos una reunión de transexuales copiando al dedillo el cuadro de Botticelli. Sus imágenes se convierten en cuadros o en cuadros dentro de fotografías. Tienen un marcado acento de las fotografías post-mortem de la época victoriana o de la estética circense. Con influencias del arte barroco, los primeros daguerrotipos o del artista surrealista Max Ernst –protagonista de nuestra primera Biografía Extravagante-. En sus imágenes se reconocen bosquejos de El Bosco, Botticelli, Goya, Arcimboldo o Velázquez.

Face of a Woman

Face of a Woman

Las fotografías de Witkin siempre son en blanco y negro, excepto cuando estás se convierten en collages o composiciones tratadas manualmente con pigmentos. La técnica que emplea para realizar sus obras parte siempre de un boceto, en el que escoge el tema, los objetos que va a utilizar y el decorado más adecuado. Los temas son tratados con gran barroquismo y hacen alusión a lo obsceno, lo grotesco, lo monstruoso, lo perverso. Son constantes las referencias a la sexualidad, a lo moralmente obsceno, o lo depravado, al mundo del fetichismo. Este gusto por lo mórbido, lo fúnebre, lo repulsivo. Pone de manifiesto aquello que nos fascina de nuestros miedos, de nuestros prejuicios, de lo desconocido, de lo oculto, de lo misterioso, de lo fantástico, de lo monstruoso y lo deforme. Guiándose por el instinto, disfruta de manchar y rayar los negativos, como si fueran una escultura, produce del lado de la emulsión rayas negras en los positivos y del lado de la gelatina producen rayas blancas para el positivado. A los modelos los ilumina con unas luces que provocan grandes contrastes. Terminando con unos bodegones barrocos convertidos en frutas rodeadas por trozos desmembrados de algún cadáver o cabezas humanas.

Bad Student

Bad Student (2007)

Joel Peter Witkin nació el 13 de septiembre de 1939 en Brooklyn, Nueva York, hijo de padre judío con origen ruso y madre italiana católica, fue criado en la fe católica, pero las diferencias entres sus padres les llevaron al divorcio. Trabajó como fotógrafo de guerra entre 1961 y 1964, en la guerra de Vietnam. Después es ayudante y técnico de otros fotógrafos desde 1958 hasta 1967.

A partir de 1967 comenzó a trabajar como fotógrafo en Nueva York, asistiendo a la Cooper Union School de Bellas Artes para recibir clase de escultura al salir de su trabajo. En ésta época hizo un viaje a la India que le impactó y dejó una huella en su trabajo. Se licenció en Bellas Artes en 1974 y consiguió una beca para estudiar poesía en la Universidad de Columbia. Su tesis final se llamaba: “Fotografía, la rebelión contra lo místico”. Después se inclinó por el misticismo oriental que le había fascinado en su viaje a la India.

La obra de Witkin se inspira en un suceso vivido por el fotógrafo en su infancia: la presencia de un accidente de tráfico donde una niña resultó decapitada.

Sus primeras fotografías las hizo a los 16 años para su hermano gemelo Jerome, pintor, en una feria: monstruos y un hermafrodita con el que habría tenido su primera experiencia sexual. A principios de los 80 su obra empezó a ser famosa, siendo frecuentes sus exposiciones por todos los rincones del planeta.

History of the White World: Arabia

History of the White World: Arabia (2008)

Ha llegado a publicar anuncios en los periódicos buscando su próximo modelo, pudiendo ser un enano, un tullido o cualquier otro freak. Sus paseos por las morgues suelen ser habituales, buscando el cadáver perfecto para su próxima toma. En su web busca modelos solicitando, por ejemplo: “una mujer visiblemente ciega entre 20 y 40 años, razonablemente atractiva y que quiera fotografiarse desnuda. O una mujer de la misma edad, también atractiva, pero en este caso sin brazos”.

Actualmente, vive en un rancho de Alburquerque, Nuevo México, con su mujer tatuadora, su hijo y la amante de su mujer. Durante un tiempo pensó que tenía poderes sobrenaturales y aún hoy día espera ser abducido por extraterrestres. Nos cuenta: “La fotografía vendría a ser para mí el medio de ver y revivir mis fantasías. Éstas no encuentran lugar en lo cotidiano, sino en lo secreto y las cosas más ocultas, en lo extraño y lo invisible”.

Y terminamos parafraseándole con unas líneas que resumen perfectamente toda su obra: “Me considero retratista pero no de gente, sino de la condición del ser. Mi esperanza no se centra en mostrar la insania de nuestras vidas, también pretendo que mi trabajo sea visto como la historia de lo diverso y desesperado de nuestro tiempo”.

Balsa de locos

Balsa de locos (2006)

Countessa de Monblanc

Countessa de Monblanc (2006)

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 13-02-11:
Witkin, Verne, Gary Moore y La Bestia de Zhitomir