Una personalidad poderosa, enigmática, vitalista y apasionante. Estamos ante el pionero absoluto de la música electrónica y una de las vidas más asombrosas y espectaculares del siglo XX: revolución soviética, primera guerra mundial, amores imposibles, dinero y fama, ruina económica, desapariciones misteriosas, campos de trabajo en Siberia, espionaje para la KGB, encuentros con Albert Einstein, el cineasta Sergei M. Eisenstein y el inventor del sintetizador Robert Moog, pero su más importante obra es ser el inventor de un instrumento eléctrico capaz de producir música sin la necesidad de tocarlo: el theremín.

Éste se ha utilizado en multitud de películas de terror, ciencia-ficción y serie B, anteriores a la introducción del sintetizador en los años 50. Míticos grupos como Pink Floyd, The Beach Boys, Led Zeppelin, Jean Michel Jarre, otros más actuales y patrios, como La oreja de Van Gogh y Estopa, han acompañado sus composiciones con el sonido de este instrumento. Y algunos concertistas del más alto prestigio como Lydia Kavina –sobrina nieta del propio León Termen-, Bárbara Buchholtz, Ernesto Mendoza o Carolina Eyck, se dedican a tocarlo en solitario.

León Theremin

León Theremin

Lev Sergeyevich Termen o León Theremin, nace en San Petersburgo el 15 de agosto de 1896, dedicando sus primeros años a la investigación y práctica de la ciencia, pero al final de la década de 1910, comienza a experimentar con instrumentos técnicos para producir música, produciendo entre 1919 y 1920 en Leningrado el Etherophone, posteriormente llamado Theremín. También inventó juntó al compositor americano Henry Coweel el Rhytmicon o Polyrhymophone, capaz de proporcionar a una orquesta toda la variedad posible de ritmos de percusión. El terpsitone es una variedad del theremín que no logro la misma fama que produce sonidos con el movimiento coreográficos mientras se baila, cambiando las dos antenas en una plancha metálica debajo de la plataforma de baile que detecta los movimientos. El theremín cello que imita la forma de violonchelo pero en realidad su diapasón no contiene cuerdas, sino que dicha superficie detecta la presión de los dedos de la mano izquierda mientras que con la derecha se acciona una palanca que controla la amplitud. Toda esta cantidad de instrumentos y otros fueron creados entre los años 1930 y 1933.

Clara Rockmore

Clara Rockmore

Volviendo a los años 20, presenta a sus compañeros de la Facultad de Mecánica su theremín y su éxito llego hasta ser apadrinado por el propio Lenin. Pide la patente y se le concede en 1924, empezando a trabajar para el gobierno ruso en el campo de la electromagnética y de la energía como energía renovable. A finales de 1928 se traslada a vivir a los Estados Unidos, en New York da lugar el encuentro con otra virtuosa de la música electrónica, la primera en las lindes femeninas, Clara Rockmore. Con tan solo 18 años, Clara, asistía en el Hotel Plaza a la presentación de un extraño instrumento musical eléctrico que se tocaba sin tocarlo, la conferencia la daba un joven científico ruso llamado Lev Termen. En un momento de la presentación Termen invitó a los asistentes a probar la máquina, Clara empezó a mover sus manos sobres las antenas del theremín, produciendo una gran satisfacción en todos los presentes, incluido el propio Termen. Fue el comienzo de una carrera apoteósica como concertista de theremín, rompiendo el corazón de Termen cuándo ésta se casa con Robert Rockmore.

El theremín consiste en una caja con dos antenas: la izquierda, horizontal y con forma de bucle, y la derecha, recta y vertical. Con la izquierda producimos el volumen y con la derecha el tono, los sonidos se producen acercando y alejando la mano de cada una de las antenas sin necesidad de llegar a tocarlas. Al acercar la mano a la antena izquierda disminuimos el volumen y al alejarnos lo aumentamos y cuánto más acercamos la mano a la antena derecha más agudo será el sonido resultante. Se produce la mezcla de un sonido parecido a la mezcla de un violonchelo y la voz humana, los actuales, poseen una interfaz digital que gracias a un sampler son capaces de emitir cualquier timbre. Los últimos theremines son los ópticos, cuyo sonido varía en función de la cantidad de luz que capta su sensor.

Theremín

El theremin

Su primera versión, llamada eterófono, trataba de una sola antena vertical que producía el tono. Su primitiva fabricación constaba de válvulas de vacío, necesitando unos altos voltajes para funcionar con la consiguiente peligrosidad para el intérprete.

El 15 de septiembre de 1938, Lev Termen, desaparece misteriosamente de New York sin dejar rastros, las diferentes teorías hablaron de que caduco su visado, problemas con las deudas o un secuestro por parte de los agentes de la KGB. Treinta años después, Clara y Robert Rockmore realizaron un viaje turístico a la Unión Soviética, la casualidad unió su camino con el de León Theremin.

Sus inventos extramusicales le habían causado un montón de deudas y los problemas con su visado de trabajo le obligaron a volver a la Unión Soviética, Termen fue encarcelado y enviado durante siete años a un gulag de extracción aurífera en Magadan, en Siberia. Al ser liberado fue enviado a un “sharaskha”, un laboratorio de investigación secreta, en el que permanece hasta ser liberado totalmente en 1947, en este periplo es el pionero de la tecnología de identificación por radiofrecuencia que utilizo la KGB con fines de espionaje para el “Buran” y “La cosa”, dispositivos capaces de interceptar conversaciones secretas en las principales embajadas occidentales de Moscú que le propiciaron en secreto el Premio Stalin de 1947.

Todos sus amigos creían que estaba muerto, todo su pasado y presente fue eliminado por las purgas estalinistas, hasta el cruce con Clara y Robert Rockmore en mayo de 1962. Mientras ambos cenaban con un científico le preguntaron si conocía a Lev Termen, el científico contesto: “he almorzado con él hoy”, la sorpresiva respuesta fue seguida por un encuentro clandestino en una estación de metro. Termen seguía trabajando para la KGB, dónde se dedicaba a depurar el sonido de grabaciones secretas. Muere en 1993, dos años después de realizar su última visita a Clara Rockmore y la ciudad de New York, recibiendo una serie de homenajes que ensalzan su obra.

Un año después de su muerte la película documental Theremín: Una odisea electrónica (1994), dirigido por Steven M. Martin que narra la historia del instrumento y la vida de su inventor, recibe el Premio Trofeo Cineastas del Festival Sundance de 1994.

Por último, vamos a escuchar la canción más mítica del grupo californiano The Beach Boys, llamado Good vibrations, dónde todos los sonidos de fondo son producidos por un theremín eléctrico, una variante que produce sonidos iguales a los del theremín de una forma más sencilla para grabar en estudio y producir en directo.

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 19-06-11:
El misterioso Theremin, el 19J, Miguel Ríos y un viaje a Argelia

Anuncios
comentarios
  1. Beatriz Sanchez dice:

    No es Eduardo Mendoza, es Ernesto Mendoza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s