Si realizamos un esmerado estudio sobre todas las figuras que han llenado la historia de la cultura, en el primer escalafón de la lista de lo más polémicos, irreverentes y atrevidos, estaría situado nuestro protagonista de hoy. Su arte está protagonizado por una serie de personajes detestables para muchos de nosotros, supuestos desechos de la sociedad, marcados por una desgraciada fealdad o algún defecto físico. Sus imágenes están ligadas a un hilo muy fino entre la naturaleza de la vida y la muerte. Enanos, deformes, transexuales, tullidos, trozos desmembrados de cadáveres, andróginos, hermafroditas… se van uniendo para mostrarnos unas fotografías marcadas por el sello de la muerte. Donde la luz se convierte en oscuridad, metiendo a cada uno de los personajes que forman el bodegón o la escena dentro de nuestra realidad.

Ars Moriendi

Ars Moriendi (2007)

En las fotografías de Joel Peter Witkin, los protagonistas son todos aquellos “seres” marginados por la persona de a pie, reflejando una belleza escondida dentro de su ser y mostrándonos el lado hermoso de la oscuridad. Su obra contiene una estética de lo feo  apoyada en una belleza del tabú, convirtiendo al monstruo en un icono de belleza, comentando Witkin sobre ello: “Mi criterio esencial es manifestar algo no egoísta, un potencial de redención, presentar la evidencia metafórica entre ilusión y realidad”, “pienso que lo que hace que una imagen sea poderosa, es que a diferencia de otros medios, como el video o el cine, aquí se trata de la quietud. Pienso que alguien que se hace fotógrafo es porque quieren absorberlo todo y comprimirlo a que quede en una imagen fija. Cuando realmente quiere decir algo a alguien, los agarras, los tomas y los abrazas. Esto es lo que ocurre con la imagen fija”.

La temática principal de sus fotografías está ligada con la muerte, el sexo, los cadáveres, miembros amputados o seres marginales. Las escenas suelen ser bíblicas, parodias de cuadros famosos o recreaciones directas, cómo en el caso de El nacimiento de Venus, en la toma de Witkin nos encontramos una reunión de transexuales copiando al dedillo el cuadro de Botticelli. Sus imágenes se convierten en cuadros o en cuadros dentro de fotografías. Tienen un marcado acento de las fotografías post-mortem de la época victoriana o de la estética circense. Con influencias del arte barroco, los primeros daguerrotipos o del artista surrealista Max Ernst –protagonista de nuestra primera Biografía Extravagante-. En sus imágenes se reconocen bosquejos de El Bosco, Botticelli, Goya, Arcimboldo o Velázquez.

Face of a Woman

Face of a Woman

Las fotografías de Witkin siempre son en blanco y negro, excepto cuando estás se convierten en collages o composiciones tratadas manualmente con pigmentos. La técnica que emplea para realizar sus obras parte siempre de un boceto, en el que escoge el tema, los objetos que va a utilizar y el decorado más adecuado. Los temas son tratados con gran barroquismo y hacen alusión a lo obsceno, lo grotesco, lo monstruoso, lo perverso. Son constantes las referencias a la sexualidad, a lo moralmente obsceno, o lo depravado, al mundo del fetichismo. Este gusto por lo mórbido, lo fúnebre, lo repulsivo. Pone de manifiesto aquello que nos fascina de nuestros miedos, de nuestros prejuicios, de lo desconocido, de lo oculto, de lo misterioso, de lo fantástico, de lo monstruoso y lo deforme. Guiándose por el instinto, disfruta de manchar y rayar los negativos, como si fueran una escultura, produce del lado de la emulsión rayas negras en los positivos y del lado de la gelatina producen rayas blancas para el positivado. A los modelos los ilumina con unas luces que provocan grandes contrastes. Terminando con unos bodegones barrocos convertidos en frutas rodeadas por trozos desmembrados de algún cadáver o cabezas humanas.

Bad Student

Bad Student (2007)

Joel Peter Witkin nació el 13 de septiembre de 1939 en Brooklyn, Nueva York, hijo de padre judío con origen ruso y madre italiana católica, fue criado en la fe católica, pero las diferencias entres sus padres les llevaron al divorcio. Trabajó como fotógrafo de guerra entre 1961 y 1964, en la guerra de Vietnam. Después es ayudante y técnico de otros fotógrafos desde 1958 hasta 1967.

A partir de 1967 comenzó a trabajar como fotógrafo en Nueva York, asistiendo a la Cooper Union School de Bellas Artes para recibir clase de escultura al salir de su trabajo. En ésta época hizo un viaje a la India que le impactó y dejó una huella en su trabajo. Se licenció en Bellas Artes en 1974 y consiguió una beca para estudiar poesía en la Universidad de Columbia. Su tesis final se llamaba: “Fotografía, la rebelión contra lo místico”. Después se inclinó por el misticismo oriental que le había fascinado en su viaje a la India.

La obra de Witkin se inspira en un suceso vivido por el fotógrafo en su infancia: la presencia de un accidente de tráfico donde una niña resultó decapitada.

Sus primeras fotografías las hizo a los 16 años para su hermano gemelo Jerome, pintor, en una feria: monstruos y un hermafrodita con el que habría tenido su primera experiencia sexual. A principios de los 80 su obra empezó a ser famosa, siendo frecuentes sus exposiciones por todos los rincones del planeta.

History of the White World: Arabia

History of the White World: Arabia (2008)

Ha llegado a publicar anuncios en los periódicos buscando su próximo modelo, pudiendo ser un enano, un tullido o cualquier otro freak. Sus paseos por las morgues suelen ser habituales, buscando el cadáver perfecto para su próxima toma. En su web busca modelos solicitando, por ejemplo: “una mujer visiblemente ciega entre 20 y 40 años, razonablemente atractiva y que quiera fotografiarse desnuda. O una mujer de la misma edad, también atractiva, pero en este caso sin brazos”.

Actualmente, vive en un rancho de Alburquerque, Nuevo México, con su mujer tatuadora, su hijo y la amante de su mujer. Durante un tiempo pensó que tenía poderes sobrenaturales y aún hoy día espera ser abducido por extraterrestres. Nos cuenta: “La fotografía vendría a ser para mí el medio de ver y revivir mis fantasías. Éstas no encuentran lugar en lo cotidiano, sino en lo secreto y las cosas más ocultas, en lo extraño y lo invisible”.

Y terminamos parafraseándole con unas líneas que resumen perfectamente toda su obra: “Me considero retratista pero no de gente, sino de la condición del ser. Mi esperanza no se centra en mostrar la insania de nuestras vidas, también pretendo que mi trabajo sea visto como la historia de lo diverso y desesperado de nuestro tiempo”.

Balsa de locos

Balsa de locos (2006)

Countessa de Monblanc

Countessa de Monblanc (2006)

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 13-02-11:
Witkin, Verne, Gary Moore y La Bestia de Zhitomir

Anuncios
comentarios
  1. omar dice:

    la locura y la demencia es cuestion de como la mira la gente

    Me gusta

  2. […] 2. Josef Soudek 1, 2. Jaroslav Rössler. Man Ray 1, 2, 3. Edward Weston 1, 2. Joel-Peter Witkin 1, 2, 3, 4. Chema Madoz 1, 2, Entrevista, […]

    Me gusta

  3. […] Cunningham 1, 2, 3. Karl Blossfeldt 1, 2. Man Ray 1, 2, 3. Edward Weston 1, 2. Joel-Peter Witkin 1, 2, 3, 4. Harold Eugene “Doc” Edgerton 1, 2, 3. Chema Madoz 1, 2, Entrevista, […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s