Como nos relata Víctor Hugo: “La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo”. Esta frase podría definir perfectamente la vida de nuestros dos protagonistas de hoy. Dos seres humanos que compartieron su vida, su intimidad y hasta su propio cuerpo. Dos personajes unidos por un cruel destino marcado hastala eternidad. Uno: con un carácter débil, tímido y alcohólico. Otro: agradable, señorial y divertido.

Además de tener una vida a caballo entre la épica y la epopeya de la superación, ambos, tienen el honor de dar nombre al término de “gemelos siameses”. El recorrido de sus vidas nos hará ver que solo es una anécdota entre anécdotas.

Chang y Eng

Los hermanos Chang y Eng

Nos desplazamos hasta el sudeste asiático, más concretamente, al antiguo reino de Siam, en la actual Tailandia. Allí un emigrante chino y su mujer china-malaya establecen su hogar trabajando como dos humildes campesinos. La madre, el 11 de mayo de 1811, concibe dos hijos gemelos pero no unos gemelos normales, nacen con una peculiaridad: están unidos por una única masa muscular que los tiene estrechamente soldados por el tejido blando del abdomen y compartiendo el sistema circulatorio.

Según la ciencia es un accidente embriológico. El embrión en desarrollo empieza a separarse en gemelos idénticos hasta que la separación se detiene dejando al huevo parcialmente escindido para madurar un feto, como uno acoplado al otro. Este es un fenómeno que en la actualidad, en mayor o en menor grado, ocurre en 1 de cada 200.000 partos y en 1 de cada 200 gemelos. Ante estos datos nos podríamos preocupar de encontrarnos con dos vidas marcadas por la marginación y la fealdad. Pero nuestros “gemelos”, Chang y Eng Bunker, supieron sobreponerse a todas estas “eventualidades” consiguiendo llegar al término de su vida con un grado sumo de éxito y felicidad.

Con tan solo 13 años, en 1824, son descubiertos por el comerciante escocés Robert Hunter y el capitán norteamericano Abel Coffin. Ambos deciden comprar los derechos de Chang y Eng con el propósito de ser exhibidos como “monstruos de naturaleza” en espectáculos circenses. Una primera impresión de este dato nos llevaría a una conclusión equivocada, los dos socios secundariamente salvaron la vida a los gemelos, pues sus vidas estaban destinadas a ser sacrificadas por su peculiar malformación, el rey Rama II de Siam estaba convencido que dicho nacimiento era una señal de mal augurio y la única solución era matarlos.

Chang y Eng

Los hermanos Chang y Eng

Son transportados a Estados Unidos, nada más llegar los derechos son unilateralmente cedidos al capitán Coffin, y éste los exhibe como monstruos de feria en el famoso circo Barnum. Valga recodar que el siglo XIX, entre otras efemérides, es el del auge del mundo circense y de sus freak shows.

En 1832 rompen su contrato con Coffin y pasan a los dominios del célebre empresario circense P. T. Barnum dueño, entre otros, del circo Barnum. Hasta 1839 siguen trabajando para Barnum. El espectáculo de los hermanos Chang y Eng es de los más famosos. Entre “la mujer cañón, el hombre pez, la mujer barbuda, los enanos más enanos y los gigantes más gigantescos”. Su espectáculo no solo era de exhibición, también incluían ejercicios acrobáticos, trucos de magia y sesiones de humor y, fueron bautizados como “los mellizos siameses”, empezando la etimología de la palabra, que según la RAE significa: “dicho de un gemelo que nace unido al otro por alguna parte de su cuerpo”.

Ricos y famosos, los hermanos deciden dejar el mundo del circo, compran sus derechos y se establecen en el condado de Wilkes en Carolina del Norte. Allí conocen a las hermanas, Sallie y Adelaida Yates. Empiezan una relación y se casan los cuatro hermanos. Eng con Sallie, teniendo 11 hijos y, Chang con Adelaida, con otros 10. Las continúas peleas entres las hermanas Yates condujo a una separación de las familias, cada hermana vivía con su prole en una casa, teniendo que desplazarse los hermanos de una casa a otra.

Chang y Eng junto a sus esposas

Los hermanos Chang y Eng junto a sus esposas, Sallie y Adelaida Yates

Llega la guerra y, con ella, la ruina para los hermanos. Deben regresan al circo Barnum que les monta un espectáculo exportado a Inglaterra y después al resto de Europa. Con un slogan asegurando que “es mejor verlos ahora porque un cirujano los va a separar” -los hermanos tomaron medidas para acabar con ese cruel lazo que les unía. Consultaron a diversos doctores, sin conseguir una respuesta positiva para llevar acabo la operación-, dándose a entender que la frase era una mera  estrategia publicitaria muy lejana a la realidad.

Continúan su vida apegados al mundo circense y cuidando de su familia. Los excesos con el alcohol de Chang le llevaron a sufrir una hemorragia cerebral el 17 de enero de 1874, su hermano Eng le sobrevivió 3 horas más, según la autopsia murió de miedo. Un hojalatero construyó un gran ataúd de metal para los cuerpos y los enterraron en una fosa doble, con una lápida común, en la iglesia baptista de White Plains.

Como curiosidades presentes podemos destacar un disco, un libro y una película. El primero es del grupo gallego Lovely Luna, titulando su último trabajo Chang y Eng con la homónima canción que hemos escuchado con anterioridad. La novela “Chang y Eng” del escrito norteamericano Darin Strauss. Y la película Inseparables (1988) de David Cronenberg, tomando como base la historia de nuestros “hermanos siameses”.

Lovely Luna

Portada del álbum "Chang y Eng" del grupo Lovely Luna

Como colofón retomamos una nueva cita de Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. Y los “gemelos siameses” nos han demostrado que con un cuerpo débil y una mente destinada a la temeridad, siendo valientes se puede alcanzar esa oportunidad.

Se puede escuchar la versión radiada en el programa de radio de El Abrazo del Oso del 17-10-10:
Los gemelos de Siam y otras filias muy sugerentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s